Sin duda, crear un KPI es una forma eficiente de organizarte y desarrollar una estrategia exitosa para cumplir los objetivos de tu marca. Los KPI (Key Performance Indicator), es decir, indicadores clave de rendimiento, nos ayudan a determinar si una acción de nuestra estrategia está siendo eficaz o no. De esta forma, monitorizamos esas acciones

Pasos para crear un KPI eficaz

Comenzaremos diciendo que podemos definir nuestros KPI en distintos niveles. Así, podrás establecerlos para la empresa en general, para uno o varios departamentos, individuales, etc. Siempre en función de las métricas que quieras monitorizar. Lo más importante es que esos objetivos sean fácilmente medibles y cuantificables para que puedas darles el seguimiento correcto. Veamos cómo crear un KPI de forma eficaz.

Objetivo de empresa

Lo primero, antes incluso de definir tus KPI, es tener claro tu objetivo empresarial. ¿Con qué objetivo estás realizando una determinada campaña de marketing? Y, más importante aún, ¿saben los trabajadores de los distintos departamentos cuáles son las metas fijadas? ¿qué persiguen cada una de las acciones que llevan a cabo? Define un plan estratégico, a corto, medio y largo plazo, con los objetivos bien definidos y comunícalo a cada departamento y trabajador.

Define las métricas necesarias y los tipos de KPI

Ahora, tendrás que generar una serie de métricas comerciales que sean relevantes y se correspondan con los objetivos. Clasifica esas métricas. Puedes hacerlo de la siguiente forma:

  • Métricas financieras: ingresos recurrentes, margen de beneficio neto, flujo de caja, retorno de inversión (ROI) y cualquier otra que consideres oportuna
  • Ventas: ganancias, penetración de mercado
  • Métricas de marketing: tasa de conversión, tasa de clics, clientes potenciales, etc.
  • Clientes: engagement, satisfacción, retención, fuga y retención, nuevos
  • Procesos: rendimiento, tiempos de entrega, reclamaciones recibidas
  • Personal: importantísimo saber cómo se encuentran los empleados en nuestra empresa (tasa de retención, satisfacción, competitividad salarial)

Crear tu KPI

Una vez tengas definido tu objetivo empresarial y las métricas correspondientes para realizar el seguimiento, es el turno de redactar el KPI. Para ello, lo más recomendable y lo que suele hacer la mayoría de marcas, es emplear los llamados objetivos SMART. Son las siglas en inglés para definir que un objetivo ha de ser específico, medible, alcanzable, realista y con una duración determinada.

Ahora ya solo te queda dar seguimiento a los resultados y observar la evolución de tu campaña para conocer los aciertos y errores de esta. Recuerda que la comunicación entre los distintos departamentos y personal es esencial. Por tanto, no dejes de compartir toda la información de la evolución de una campaña en tiempo real.

¿Necesitas elaborar un plan estratégico para tu empresa? ¡Nosotros te ayudamos! ¡Cuenta con Nivoria!

que serán las que nos proporcionen una visión exacta del rendimiento de nuestro negocio.